Para Brides Up

Sofi y Ema se conocieron en 2009 en unas vacaciones con amigos en Villa Gesell, en la puerta de un boliche, cómo no podía ser de otra manera.

El, de General Villegas, llevaba una camisa un poco polémica y un corte de pelo particular. Ella, de Salto, inquieta y divertida, noto cuánto la hizo reír en pocos minutos y no dudó un segundo en bailar toda la noche juntos y no separarse nunca más!

Casi 9 años después, en octubre de 2017, se sentaron en mi oficina a contarme su historia.

Su casamiento, sería el 28 de de abril del año siguiente en Salto, pcia de Buenos Aires.

Me pusieron en tema de que ya tenían el “salón” contratado y en cuánto empezamos a ver fotos descubrí que era un galpón donde se guardaban tractores…

Personalmente, disfruto muchísimo montar una fiesta de cero! Te asegura que sea única y personalizarla al máximo!

Sofi, como diseñadora, es muy visual y fan de los detalles, por lo que armamos junto a nuestra ambientadora (Cami Padilla de PD Ambientaciones) una propuesta a medida basada en arreglos verdes inmensos – más altos que la novia – como foco de centros de mesa y una “nube” de hojas doradas para la mesa principal.

Afuera, en recepción, jugamos con una onda más industrial para contrastar con el ambiente rural que nos rodeaba.

Desde el momento que los conocí sabía que lo que los chicos querían y esperaban era un fiestón, y fue lo que armamos juntos. Ya desde el civil, se noto lo que se venía una semana después!! El día de la fiesta arrancamos con una banda en recepción y hasta las 8 am nadie paró de bailar!

De los 300 invitados, el 70% eran amigos de los chicos, por lo que buscamos en DJ ideal, que era Tincho, quien solía pasar música en un boliche donde va el novio con sus amigos (y trabaja para grupo Sarapura), y decidimos potenciarlo con Alejo, para que al ser una fiesta larga y tan power pudieran complementarse.

Tuvimos dos bandas, una de rock en recepción y a las 5 am vinieron los chicos de Sin Ensayo para que a nadie se le cruce por la cabeza irse.

Los proveedores viajaron de varios puntos geográficos: el catering de Junín, la carpa de Pilar, el entelado y la técnica de General Villegas, las pantallas de Rosario, los muebles también de Zona Norte, una de las bandas de La Plata, y barra, el DJ y nosotras, de Capital.

Tuvimos 3 días de armado, para ir probando y revisando cada detalle y el resultado fue increíble como van a ver en las fotos de los genios de Pixel Produxiones.